Dos nuevas ingenieras en biotecnología

Las estudiantes Catalina Adasme y Monserrat Cerda, defendieron exitosamente sus tesis de pregrado, obteniendo sus títulos de Ingenieras en Biotecnología de la Universidad Andrés Bello.

Ambas profesionales realizaron sus trabajos bajo la guía de Francisca Alcayaga, investigadora principal de IMPACT. “Siempre es positivo participar activamente en el proceso educativo de los estudiantes. Guiarlos para que vayan entrenando su pensamiento científico hasta ser profesionales independientes con madurez intelectual es un acto enriquecedor, que requiere de paciencia, empatía y generosidad. Lo hacemos siempre con mucho gusto, ya que los estudiantes también te aportan en conocimientos y en miradas distintas para resolver un mismo problema”, afirmó.

Una experiencia enriquecedora

Consultada sobre su experiencia en IMPACT, Catalina Adasme, explicó que: “Fue muy enriquecedora, ya que logré aprender muchas nuevas técnicas. Aprendí cómo funciona un laboratorio que se especializa en terapia celular, además que las personas que trabajan ahí siempre están dispuestas a ayudar cuando uno tiene dudas y hay una buena convivencia laboral”, aseguró.

Sobre su trabajo de investigación, Catalina trabajó en establecer un protocolo para aislar vesículas extracelulares bacterianas derivadas de la microbiota intestinal en recién nacidos, además de su respectiva caracterización. Este estudio fue co-guiado por el investigador de IMPACT, Aliosha Figueroa.

Para Monserrat, su paso por IMPACT fue “una experiencia muy grata y cálida. La expertis y el conocimiento de todos los colaboradores del laboratorio, en conjunto con la infraestructura, me dieron la confianza para poder desarrollar mi trabajo. Me gustaría destacar el buen ambiente laboral. La buena voluntad y la disposición de todos los profesionales y trabajadores del laboratorio me impulsaron a avanzar en mis conocimientos. Siempre mostraron atención y paciencia al momento de enseñar y eso, para mí como estudiante, fue fundamental porque me dio la confianza de poder preguntarles sus experiencias y recomendaciones, además de hacer el aprendizaje más grato. Ese lado cálido y familiar del laboratorio es muy bello y vale la pena destacarlo”, afirmó.

La investigación de Monserrat, co-guiada por el investigador de IMPACT, Hugo Tobar, consistió en aislar, caracterizar y determinar el potencial inmunomodulador de las vesículas extracelulares pequeñas provenientes del plasma del fluido menstrual de mujeres nulíparas y multíparas. “Debido a que no existía un protocolo para aislar vesículas extracelulares desde el fluido menstrual, tuve que establecer uno y luego caracterizar las vesículas obtenidas de estos dos grupos para determinar si había alguna diferencia entre ellas, tanto en sus características como su rol inmunomodulador”, explicó.

En cuanto a sus planes laborales, la joven profesional señaló que “en el centro IMPACT hay una gran comunidad de profesionales expertos en sus áreas y una infraestructura llena de equipamiento, por lo que quiero aprovechar estas ventajas para poder aprender distintas técnicas y adquirir más experiencia que me ayuden a desarrollar más profundamente como científica. Una vez que adquiera más experiencia, me gustaría seguir estudiando el área de la biomedicina con un doctorado.

 

 

De izquierda a derecha: Francisca Alcayaga, investigadora principal de IMPACT y tutora de tesis; Monserrat Cerda, estudiante de IMPACT; Hugo Tobar investigador de IMPACT y co-tutor de tesis.

De izquierda a derecha: Francisca Alcayaga, investigadora principal de IMPACT y tutora de tesis; Catalina Adasme, estudiante de IMPACT; Aliosha Figueroa investigador de IMPACT y co-tutor de tesis.

Link de interés
Inscríbete a nuestro Newsletter

© 2023 IMPACT – Todos los derechos reservados | Diseñado por Adtopia